La caja de herramientas de Dios: Evolución y el origen de la vida

English version below

Desde que estuve en pregrado me dijeron que creer en Dios era incompatible con dedicarse a la ciencia. Ya sea con comentarios directos o sarcásticos algo quedaba claro, que si yo creía en Dios era un loco, o mejor dicho, un tonto que creía en “un ser imaginario”. En el postgrado la cosa no cambió, por el contrario me pude dar cuenta de que las fricciones entre la ciencia y la idea de Dios eran mucho más fuertes en el resto del mundo. Creer en Dios puede ser considerado por algunas personas como un síntoma de no ser lo suficientemente apto para ser científico. Este es un tema que no saldrá a la luz muchas veces especialmente cuando en tu grupo de amigos científicos hay al menos una persona que profesa alguna religión. En mi caso yo, como cristiano y biólogo evolutivo, soy ese amigo.

Sin embargo, algo que recién he podido notar, es que la situación es bastante similar en el “otro lado”. Muchas veces traté de explicar a mis amigos cristianos cómo es que el proceso de evolución funciona en la actualidad y cómo es que su increíble e impresionante complejidad fue moldeando millones de especies a través de millones de años hasta formar el mundo que nos rodea hoy en día, sin embargo con bastante frustración he podido notar fácilmente cómo sus oídos estaban cerrados desde el momento en que empezaba a hablar. No me sorprendería que en la mente de algunos también estaba siendo un loco más.

La palabra “Dios” es tan rechazada por la mayoría de científicos como la palabra “evolución” lo es por los cristianos. Y yo estoy en el medio (seguramente con muchas otras personas).

Ahora que estoy totalmente comprometido con una rama de la ciencia puedo saber que el lugar más difícil en el que uno puede llegar a creer en Dios es en los zapatos de un científico. Para creer en Dios uno necesita inicialmente fe, lo cual es algo inaceptable en la ciencia ya que esta requiere de pruebas y evidencia para construirse. El científico por naturaleza es una persona escéptica sobre el mundo que lo rodea, busca las respuestas a todo lo que exige una explicación y no deja nada a la fe. Para él no existe el “yo creo en esto”, especialmente si “esto” no tiene ningún mínimo indicio de ser verdad.

Entonces ¿cómo hago yo para creer en Dios? Yo también me lo he preguntado ya que muchas veces en mi vida he dudado. Por ahora mi respuesta es que no puedo explicarlo. Creo que es algo que impacta a cada persona de manera distinta de manera muy personal, definitivamente es algo que sientes. Tengo algunas maneras particulares en que siento que Dios realmente existe y que es bastante cercano a mí, y supongo que otros cristianos deben tener sus propias maneras de sentirlo. Muchos grupos de personas que han actuado en nombre de Dios han hecho mucho daño a aquellos que no creen, alejándolos aún más de Él. Yo entiendo que hoy en día la gente rechace a la iglesia gracias a los malos actos de muchas personas que han utilizando el nombre de Dios para sus fines, pero créanme, Dios nunca estuvo ahí.

Volviendo al tema decía que es muy difícil para un científico creer en Dios, pero ¿qué tan difícil es considerar el proceso de evolución biológica como posible para un cristiano? Para mí la respuesta se relaciona a qué tan capaz es Dios de haber hecho algo así.

¿Dios pudo haber hecho el mundo en unos cuantos días, haciendo aparecer instantáneamente al Sol, luna, estrellas, animales, plantas y al hombre mismo en cuestión de segundos? Yo creo que sí! Como cristiano estoy consciente que Dios puede hacerlo todo de la manera que sea. Todo se resume en que nada es imposible para Él y poco podemos hacer para imaginar algo si quiera minúsculamente difícil o complicado que Dios no pueda realizar. Entonces, ¿pudo haber Dios creado el universo de la manera en que la ciencia lo explica? ¿nos pudo haber creado a nosotros de la manera en que la ciencia lo explica? ¿Por qué no?

Yo creo que cualquiera de las dos formas son posibles para Dios, pero me inclino por la segunda. Como biólogo evolutivo soy un espectador de primera fila de cómo funciona la evolución. Y créanme, funciona de verdad.

A través de la Biblia Dios nos habla muy bien de la ciencia. Vayan a cualquier Biblia de internet y pongan en el buscador “ciencia” o “conocimiento” y verán como ambos son considerados de las mayores bendiciones que Dios puede darte, de hecho están un escalón más arriba en comparación con las grandes riquezas o la fama. El conocimiento es promovido por Dios de manera activa como algo que debemos anhelar.

La idea de evolución no fue concebida para crear un enfrentamiento con los cristianos o para despreciar el potencial infinito de Dios para haber creado el mundo. El hecho que algunos científicos la utilicen para eso es otro punto aparte. Todo lo que sabemos hoy acerca de la evolución es producto de la ciencia y forma parte del conocimiento, ambos promovidos por Dios.

Los funcionamientos de la selección natural o la deriva génica (ambos procesos que promueven la evolución) no estás explicado en la Biblia, pero ¿Tendrían que estarlo? La Biblia en sí no es un libro cuyo fin sea el explicarnos en detalle el “cómo”, creo que se centra más en “qué” y en “Quién”. Si todos los procesos necesarios para crear el mundo de hoy en día estuvieran registrados en la Biblia entonces el Génesis sería mucho, pero mucho más largo. Si ya es difícil leerla así como es, imagínense meterle biología!

Muchos conflictos temporales resaltan en el primer capítulo de Génesis, el de la creación. El más conocido tal vez sea el hecho que se mencione que todo fue creado en 6 días. El significado de un día puede variar muchísimo para Dios, y eso es evidente en varias partes de la Biblia. El versículo más consultado para esto es 2 Pedro 3:8, el del famoso “…para Dios un día es como mil años y mil años como un día”. Incluso aunque no existiera ese versículo, no me imagino el relato de la creación mencionando: “…y esos fueron los siguientes 542 millones de años…”, después de todo el objetivo de este relato no era dar a conocer cuánto tiempo le tomó a Dios crear todo.

Muchos otros conflictos pueden aparecer en el relato de la creación respecto a lo que nos dice la ciencia, pero por lo que he notado es el origen del hombre donde los cristianos nos cerramos más ante explicaciones científicas. La Biblia nos dice que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios y parece ser que este hecho nos hace rechazar la idea de ser parte del proceso de evolución, el mismo que habría dado origen a los demás seres vivientes. Es cierto, el hombre es una creación especial y le fue dado un propósito distinto. Fue separado de las demás especies por Dios. Sin embargo creo que este hecho nos hace perder un poco de humildad respecto a nuestros orígenes.

Según la Biblia los animales fueron “producidos por la tierra” (Génesis 1:24) y el hombre, del “polvo de la tierra” (Génesis 2:7). Teniendo esto en cuenta podemos decir que, biológicamente, no somos mejores que cualquier otro ser vivo en este planeta ya que todos estamos hechos de lo mismo, del mismo material. Yo le agrego un poco más a esto y considero que no solamente estamos hechos del mismo material, sino que habríamos sido creados a través del mismo proceso: Evolución.

La evolución biológica desde el inicio de la vida hasta nuestros tiempos es un proceso muy largo y muy enredado. El concepto básico nos dice que los seres vivos irán cambiando en el tiempo en respuesta a los cambios en el mundo que los rodea (Sin entrar en muchos tecnicismos respecto a cómo es que los cambios en las frecuencias alélicas en una población son realmente la base de los cambios visibles). Estos cambios graduales en los seres vivos producen nuevas formas y comportamientos que finalmente dan como resultado una variedad inmensa de formas de vida. Cada comportamiento y cada forma apareció y se mantuvo en el tiempo a través de procesos locales diferentes de cualquier otro, produciendo a su vez nuevos procesos particulares. Son estos procesos locales los que muchos biólogos evolutivos hoy en día tratan de describir. No se trata solo de una diversidad de formas de vida enorme, la diversidad de los procesos menores que forman parte de y son producidos por el proceso general de evolución también es asombrosamente compleja.

Si resulta ser cierto que somos el resultado de este proceso (por lo cual me inclino y en lo cual me gusta pensar) ¿no sería increíble ser el producto final que Dios planeó desde el comienzo? Creo que somos un producto que necesitó de muchas herramientas y piezas distintas para ser terminado, una obra que necesitó de miles de millones de años y una cantidad similar de procesos únicos para ser terminada. Es un trabajo de magnitudes inimaginables que nos habla de Dios mismo. Y creo también que Dios tuvo cuidado de ajustar cada tornillo y cada pieza desde el comienzo con extremo cuidado, y por supuesto lanzó algunos dados también cuando fue necesario.

La posibilidad de haber sido creados por medio de la evolución no debe asustarnos ni mucho menos ofendernos como cristianos. Por el contrario debe llenarnos de admiración hacia Dios y su infinita capacidad para actuar de distintas maneras y a distintas magnitudes. Si Dios decidió usar su caja de herramientas estemos orgullosos de ser parte de su obra maestra hecha a mano.

 

Foto de portada por David A. Chang 


 

God’s toolbox: evolution and the origin of life

 

Since I was an undergraduate student I was told that to believe in God was incompatible with doing science. Either with direct or sarcastic comments something was clear, that if I believed in God I was crazy or just a fool that believed in an “imaginary being”. In graduate school things didn’t change, I could realize that the friction between science and God was way stronger in the rest of the world. To believe in God can be considered by some people to be a symptom of not being competent enough to be a scientist. This is a topic that won’t come to light too much when there is at least one person in your group of friends who profess any religion. In my case, as a christian and evolutionary biologist, I’m that friend.

However, something that I’ve just started to notice is that the situation is quite similar in “the other side”. Several times I tried to explain to my christian friends how is that evolution works nowadays and how its incredible and impressing complexity shaped millions of species through millions of years, finally forming the world we see around us today, however I was frustrated when I easily noticed how their ears were closed even before I started to talk. I won’t be surprised to know that in their minds I was being just as another crazy guy.

The word “God” is rejected by most scientist as the word “evolution” is rejected by most christians. I am in the middle (probably with several other people).

Now that I’m totally compromised with a branch of science I can say that the most difficult place to get to know God is in the shoes of a scientist. To believe in God one initially needs faith, which is something inacceptable in science because this last needs proofs and evidence to build itself. By nature, a scientist is a person that is skeptic about the world that surrounds him/her, looks for answers for everything and leaves nothing to faith. For a scientist there is no “I believe in this”, especially if “this” has not even the slightest trace to be true.

Then, what do I do to believe in God? I have asked myself this question since I’ve had doubts several times in my life. For now my answer is that I can’t explain it. I think that it is something that impacts each person in a different and personal way, definitely is something you feel inside you. I have some particular ways in which I feel God really exists and that He is also really close to me, and I suppose other christians might have their own ways to feel Him. Some groups of people that acted in the name of God have really harmed others that didn’t believe, keeping them even farther from God than they were before. I understand that people nowadays rejects the church thanks to the wrongdoing of many people who used the name of God for their purposes, but believe me, God was never there.

I was saying that is very difficult for a scientist to believe in God, but how difficult is for a christian to consider evolution as a possibility? For me the answer is related to how able is God to have done something like that.

Is it possible that God made the world in a few days, instantly making the sun, the moon, the stars, animals, plants and humans in a matter of seconds? I think it’s totally possible! As a christian I know that God can make everything in any possible way. Nothing is impossible to Him and there is few we can do to even imagine something hardly difficult or complicated that He couldn’t do.

Then, is it possible that God made the universe in the way science explains it was made? is it possible that He made us in the way science explains we were made? Why not?

I believe any of these two ways were possible for God, but I would choose the second one as my favorite. As an evolutionary biologist I’m a first row spectator of how evolution works. And trust me, it really works.

Through the Bible God speaks very well of science. If you go to any online Bible and put in the search bar “science” or “knowledge” you will see how both are considered some of the biggest blessings God can give you, actually they are on a higher level compared to riches or fame. Knowledge is promoted by God in an active way as something we should long for.

The idea of evolution wasn’t conceived to create a conflict with christians or to despise God’s infinite potential as the world’s creator. The fact that some scientists use it for that is a separate issue. All we know about evolution is a product of science and it’s part of knowledge, both promoted by God.

The functioning of natural selection or genetic drift (both processes that promote evolution) are not explained in the Bible, but should they be? The Bible is not a book whose goal is to explain in detail “how”, I think it focuses in the “what” and “Who”. If all the processes needed to create the modern world were registered in the Bible then Genesis would be far longer. If it’s hard to read the Bible as it is, imagine putting some biology inside it!

A lot of temporal conflicts arise in the first chapter of Genesis, where the creation is narrated. The better known is maybe the fact that it mentions that everything was created in six days. The meaning of a day can vary a lot for God and that is evident in several parts in the Bible. The most consulted verse for this is 2 Peter 3:8, the famous “…for God one day is like a thousand years and a thousand years is like one day”. Even if this verse wouldn’t exist I can’t imagine the creation chapter mentioning “…and those were the next 542 million years…”, after all the goal of this story was not to register how much time did it take God to create everything.

Several other conflicts can appear in the story of creation in respect to what science tells us, but what I noticed is that we as christians are really closed to the scientific explanations about the origin of man. The Bible tells us that God created mankind in his own image and it seems that this fact makes us reject the idea of being part of evolution, the same process that could have originated the other living beings. It’s true, humans are a special creation and were given a distinct purpose in the world. They were separated from the other species by God. However, I think that this fact makes us lose some humility about our origins.

The Bible says that animals were “produced by the land” (Genesis 1:24) and man from “the dust of the ground” (Genesis 2:7). Considering this we can say that, biologically, we are not better than any other living being in this planet because we are all made of the same thing, the same material. I add something to this and consider that we are not only made of the same material, but that we were made through the same process: evolution.

Evolution, since the origin of life until the present day, has been a very long and entangled process. The basic concept says that living beings change in answer to the changes in the world that surrounds them (without using technicalities respect to how the changes in allelic frequencies in a population are the real base to visible changes). These gradual changes in the living beings produce new designs and behaviors that finally give as a result a huge variety of life forms. Each behavior and each design appeared and was maintained in time through local processes different to any other, subsequently producing new particular processes. These local processes are being described by several evolutionary biologists that study them nowadays. Is not only about a huge diversity of life forms, the diversity of minor processes that are part of and are produced by the general process of evolution is amazingly complex.

If it’s true that we are the result of this process (which I like to think), wouldn’t it be amazing for us to be the final product that God planed from the beginning? I think that we are a product that needed of several different tools and pieces to be finished, a work that needed billions of years and a similar quantity of unique processes to be completed. It’s a work of unimaginable magnitudes that speaks to us about God himself. And I also think that God took care of adjusting every single screw and piece since the very beginning with extreme attention, and of course rolled some dices when it was necessary.

The possibility of having being created through evolution should not scare us or offend us as christians. On the contrary it should fill us with admiration towards God and his infinite capacity to act in different ways and on different magnitudes. If God decided to use his toolbox let’s be proud to be part of his handmade masterpiece.

Cover picture by David A. Chang

Advertisements

2 thoughts on “La caja de herramientas de Dios: Evolución y el origen de la vida

  1. No soy biólogo, pero la evolución es un tema que siempre me ha apasionado. Soy cristiano y coincido completamente con tu idea. No sé qué tan difícil sea la situación que comentas con tus colegas científicos, pero vaya que es complicado explicar este razonamiento a tus conocidos cristianos. Tu artículo es un excelente preámbulo para hacerlo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s